23/01/2019

El Gremio de Libreros resta credibilidad al dato y la Junta apunta que «no cuadra con el liderazgo en préstamo y visitas a bibliotecas»

Usuarios de la Biblioteca de Castilla y León, en la sala de lectura. /KIKE GÓMEZ

https://www.elnortedecastilla.es/culturas/libros/ultimo-barometro-situa-20190122213209-nt.html

Castilla y León no saca buenas notas en el estudio de lectura publicado por la Federación de Gremios de Editores de España, que atribuye a la región uno de los niveles de lectura más bajos del país, solo por delante de Andalucía, Canarias y Extremadura. En esa clasificación donde la media española de lectores de libros durante el tiempo libre a lo largo del pasado año fue del 61,8% ( 59,7% el año anterior), esa práctica se sitúa en la comunidad autónoma en el 57,9% de la población, sólo una décima más que el año anterior.

La muestra ha sido realizada por el Gremio de Editores de España sobre 5.004 entrevistas (227 de ellas en Castilla y León). En el mismo informe la región aparece como la segunda del país donde menos libros que no son de texto se compraron durante el último año: solo el 41,4% de la población adquirió algún ejemplar, una cifra solo por encima de la de Canarias. La media de libros comprados en la comunidad fue de 7,2, cuando la nacional alcanzó los 8 ejemplares en un escalafón liderado por Madrid con 8,5 títulos.PUBLICIDAD

Los datos fueron acogidos con contrariedad por Pilar Pérez Canales-Cuesta, presidenta del Gremio de Libreros de Castilla y León, que mostró su desacuerdo con las conclusiones del muestreo. «Estas encuestas en una comunidad como la nuestra son muy problemáticas, pues las librerías están centradas sobre todo en las capitales, y con la gran extensión y la despoblación tan tremenda de la comunidad esa encuesta me parece poco creíble».

Añade también que las cifras del informe nada tienen que ver con los comentarios que le hacen llegar los comerciales de las editoriales. «Lo veo por las capitales de las nueve provincias, donde saben lo que se lee, se vende y se distribuye; que digan que leemos menos que la mayoría de las comunidades no me lo creo». Admite la representante de los libreros que hay un descenso de ventas generalizado en toda España y que se están cerrando librerías, pero también que en las pasadas navidades en Castilla y León se ha vendido entre un 15 y un 20% más que el año anterior. «Los resultados de ese muestreo no tienen nada que ver con la realidad que yo conozco, donde la gente sigue interesada en el libro y solo el electrónico está teniendo un tirón mucho más flojo del que muchos se pensaban porque mucha gente lo tiene aparcado en su mesilla y sigue prefiriendo el papel».

En lo que destaca la región es en la valoración global de las bibliotecas con una nota de un 8,3, lo que la sitúa como la sexta comunidad con mejor puntuación en este servicio público, en un escalafón liderado por Madrid (8,5), País Vasco, Canarias, Cataluña y La Rioja.

Desde la Junta de Castilla y León, la directora de Políticas Culturales Mar Sancho apunta que los datos del informe le «descolocan un poco, aunque los valoro como una encuesta con un número determinado de encuestados en la región (227) que no son una base muy amplia».

También le parece «contradictoria» la brecha entre el índice de lectura y la compra de libros con los buenos resultados cosechados por las bibliotecas. «Los datos del Anuario de Estadísticas Culturales del Ministerio nos dicen que somos la comunidad con más visitas en sus bibliotecas, casi tres millones, cuando la siguiente es Andalucía con la mitad; y lo mismo sucede con el número de préstamos, 1,5 millones frente a la siguiente, Castilla-La Mancha con 843. Creo que las cifras lectoras van mejorando, aunque a nivel particular no seamos de los lugares donde más libros se adquieren. Desde la Junta se hace el mayor esfuerzo inversor en compra de libros y es la que comunidad con más préstamos y usuarios. Quiero ser más optimista que esa encuesta».

La Federación Española de Gremios de Editores de España presentó el estudio en un acto al que asistió el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, que hizo una valoración positiva del aumento del 2,1% del índice de lectura en España, aunque indicó que «queda mucho por hacer», según recoge Efe. «El hábito lector está por debajo del nivel de progreso de España y de la posibilidad de acceso a la cultura, de modo que la lectura no está consolidada», lamentó Miguel Barrero, presidente de la Federación Española del Gremio de Editores.